La Buenos Aires de Julio Cortázar


(Una versión de este texto fue publicada en Ocho Leguas el 19/02/2014) 

El escritor Julio Cortázar (Bruselas, 1914 - París, 1984) mantuvo una compleja relación con Buenos Aires. Aunque sólo vivió en la capital argentina durante su infancia y por cortos periodos de tiempo tras emigrar a París en 1951, Cortázar la extrañaba desde la distancia. Su Buenos Aires aún pervive en los viejos tangos:calles sin pavimentar, pequeños faroles en las esquinas y una pésima iluminación que favorecía el amor y la delincuencia a partes iguales.
Si su obra maestra Rayuela es una guía alternativa de viajes para visitar en París los rincones que frecuentaba La Maga, otros textos menos conocidos y más dispersos condensan la Buenos Aires que conoció y quiso recordar Cortázar. Sus barrios, librerías y cafés. Sus arboledas y molestas canciones peronistas. Su gente, familia y amores: primero, como profesor, y luego como escritor consagrado.
«Yo no me radico en ningún lado, voy donde las circunstancias me dicen que debo estar. La Argentina es un lugar donde quiero estar, pero nada es definitivo en mi vida», respondió a los periodistas antes de abordar un avión en el aeropuerto de Ezeiza y regresar a París en 1983. Éste sería su último tango en Buenos Aires.
Cuando se cumple el centenario del nacimiento y el 30 aniversario de la muerte del escritor, Ocholeguas.com propone un recorrido por los lugares que marcaron la vida del artista.

Barrio Banfield

«Conocíamos bien las hormigas de Bánfield, las hormigas negras que se van comiendo todo [...]» 

(Cuento Los Venenos, 1956)

Julio Cortázar nace en Bruselas (Bélgica) en 1914, pero su familia huye a Zúrich, Barcelona y finalmente se instala en este barrio por el estallido de la I Guerra Mundial. Durante su infancia, Banfield (situado a 20 minutos al sur de Buenos Aires) era un pueblecito casi de campo, donde el lechero repartía la leche a caballo y la estación de ferrocarril era punto de encuentro de amantes y familiares. Ahora, convertido en un suburbio bonaerense s, el barrio de Banfield recuerda a su célebre escritor: la Escuela Nº 10, en la que estudió la primaria Julio Cortázar, lleva su nombre. Y su casa exhibe en su fachada una placa conmemorativa. Aquí vivió hasta los 17 años. Sus cuentos sobre la infancia toman contantes referencias de este barrio.

Plaza Cortázar

En el corazón de Palermo Viejo, un tradicional barrio de casas bajas del norte de Buenos Aires, la Plaza Cortázar acoge durante los fines de semana ferias de artesanía, puestos de ropa de diseñadores locales y artistas plásticos. Popularmente, se llama Plaza de Serrano, pero el Gobierno de Buenos Aires cambió su nombre en 1994 en homenaje al escritor argentino. La Plaza Cortázar fue testigo del espectacular crecimiento de Palermo durante la década de los 80 y 90, cuando se convirtió en el epicentro de la vida bohemia bonaerense. El desembarco del negocio inmobiliario rebautizó esta zona como Palermo Soho, donde se asentaron numerosas firmas de moda internacionales y locales comerciales, imitando a los barrios de Nueva York y Londres. Obviamente, perdió parte de su encanto. En las inmediaciones de la glorieta vivió otro gran escritor, Jorge Luis Borges. Cortázar ambienta en esta plaza algunos de sus cuentos, como el de Simulacros.
Barrio Rawson
«...A las dos, cuando la ola de los empleados termina de romper en los umbrales de tanta casa, Villa del Parque se pone desierta y luminosa. Por Tinogasta y Zamudio bajó Clara taconeando distintamente, saboreando un sol de noviembre roto por islas de sombra que le tiraban a su paso los árboles de Agronomía».
(Bestiario. Cuento Omnibus, 1950)
Aquí vivió Julio Cortázar entre 1934-1951, junto a su madre María Herminia Descotte y a su hermana Memé, a quienes visitaba frecuentemente cuando trabajaba en Bolívar, Chivilcoy y Mendoza como profesor. La casa de cuatro plantas está situada en la calle General Artigas 3246. Los vecinos enseñan con orgullo el patio de juegos, que tal vez inspiró algunas de sus escenas infantiles, y en la esquina opuesta señalan el almacén de RayuelaEl puente Julio Cortázar, situado sobre la avenida San Martín, es otro de los guiños al escritor argentino. El elevado está en el barrio de Agronomía, que debe su nombre a la Facultad de Agronomía y Veterinaria, ubicada junto a una gran arboleda de 100 hectáreas.

Confitería London City

Entre la Avenida de Mayo y la calle Perú funciona en Buenos Aires una histórica cafetería, especializada en dulces, confituras y pasteles. Es el sitio perfecto para empalagarse con el famosodulce de leche argentino, y observar el trasiego del microcentro bonaerense, donde están los edificios gubernamentales y la Bolsa de Comercio. Por esta razón, abogados, hombres de negocios, periodistas y políticos con despachos en la zona coincidían frecuentemente en las mesas de la Confitería London City. El bar tomó su nombre por la famosa tienda de ropa Gath & Chaves que estaba en el mismo edificio. Julio Cortázar frecuentaba este lugar y en su novela Los Premios (1960) aparece el London Café en varios párrafos del libro. Cerró sus puertas en agosto y desde entonces se encuentra en remodelación.

No hay comentarios: